Donde haya un arroyo...

Donde haya un arroyo y hermosas montañas, está mi cabaña:
pero lo que más me gusta son los bambúes que crecen espesos.
La puerta está cerrada. no es que no quiera hablar con los visitantes,
es que todavía tengo algo que leer de mi estudio diario.

Ts´un-an Ling-yen (1403-1488)
Son-an Reigen en japonés.

Comentarios

  1. Una maravilla lo que nos traes en este post, gracias Ángel

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Xaro.
      Podemos dedicarlo a ciertas visitas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. !! Cuanto amor a la naturaleza !!
    Gracias Angel por todo lo que aportas.

    Un abrazo.

    Peregrina&Rosamaria.R

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Rosamaria.
      Te aseguro que lo hago con mucho placer.
      Respecto al poema, pues sí: Amor a la naturaleza
      Un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.