Para mantener el equilibrio...


No te tomes en serio ni los halagos ni los insultos.

Quien hoy te halaga, mañana te puede insultar y quien hoy te insulta, mañana te puede halagar. No seas como una hoja a merced del viento de los halagos e insultos.
Permanece en ti mismo más allá de unos y de otros.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.