El ignorante...



El ignorante siempre quiere enseñar;
el sabio siempre quiere aprender.

Pretendemos saberlo todo y tener todas las respuestas. Nos gusta ejercer de maestrillos, nos gusta pontificar...
Más humildad y menos suficiencia nos harán más sabios.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.

La escuela de lo imperfecto.