Pétalos que caen...



Pétalos de rosa salvaje
cayendo sin ayuda del viento.
El sonido de la cascada.

Matsuo Bashô.

Comentarios

  1. Precioso haiku, como todos los de Basho.Casi puede oírse el "sonido de la cascada".
    Una maravilla y, ¡tanta serenidad!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Precioso haiku, como todos los de Basho.Casi puede oírse el "sonido de la cascada".
    Una maravilla y, ¡tanta serenidad!
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No cabe duda que estaba "tocado por los dioses".
      Saludos Pilar.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.