¡No le demos poder!

Se puede cambiar lo que se siente, cambiando lo que se piensa.

Martin Seligman (1942-    ).
Psicólogo y escritor estadounidense.


Depende de nosotros mismos cuanto poder le damos a un pensamiento. Cuando tenemos un pensamiento no deseado debemos decirnos: tan solo es un pensamiento, no es la realidad.
Lo observamos y lo dejamos ir...
¡No le demos poder!
Ángel Hosshin.

Comentarios

  1. Tener conciencia del poder de los pensamientos es algo inmenso, supone estar en permanente vigilia. No me gusta culpabilizar a las personas en temas psicológicos. Lo que hay que preguntarse es cuántos de esos pensamientos están impuestos por las familias, la cultura, la sociedad, los intereses del poder político, económico o religioso. Sí, estar en vigilia permanente es difícil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Pilar. Supongo que al 90% somos fruto de esa imposición que detallas. Y la vigilia permanente es casi imposible. Hasta el mejor centinela acaba sucumbiendo al cansancio.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Muy cierto! Muchas gracias. Nada que agregar. Namaskar 🙏🏽

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.

La escuela de lo imperfecto.