Tus actos son tu recompensa...

Esperamos recompensa por nuestra bondad, y castigo por nuestras malas acciones. A menudo, no se producen de inmediato. Tanto el bien como el mal existen en la vida del espíritu, que existe más allá del tiempo, y aunque no veamos indicaciones claras de recompensa o castigo, sentimos recompensa o castigo en nuestra conciencia.

El peor castigo es darse cuenta de que no has utilizado como es debido las cosas buenas que se te concedieron. No esperes un gran castigo. No existe castigo más duro que este remordimiento.

Buscas la causa del mal, y sólo está en ti.
Jean-Jacques Rousseau.

Hacer el bien es el único camino que conduce a la felicidad.

No esperes recompensas tangibles por tu bondad. Tus actos son tu recompensa. Del
mismo modo, no esperes evitar el castigo por tus malas acciones, porque el castigo ya
está inscrito en tu alma. Te equivocas si piensas que otra cosa ha causado el dolor de tu
alma.

La reflexión del día.


Seleccionada del "Calendario de la sabiduría" de León Tolstoi

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todo es efímero...

El buho y el cuervo.