Cambiar el destino.

Durante una batalla, un general decidió atacar aunque su ejército era muy inferior en número.
Él confiaba en ganar, pero sus hombres estaban llenos de dudas. Camino a la batalla se detuvieron en un pequeño santuario. Despues de rezar con sus hombres el general sacó una moneda y dijo: -Ahora lanzaré esta moneda. Sí sale cara ganaremos. Sí sale cruz perderemos. El destino decidirá-.
Lanzo la moneda y salió cara. Los soldados confiados atacaron vigorosamente al enemigo y se alzaron con la victoria.
Tras la batalla, un oficial dijo al general :  -Nadie puede cambiar el destino-.
-Es verdad- contestó el general mientras mostraba al oficial la moneda, que tenía cara por ambos lados.

Comentarios

  1. Hola Angel:

    Cada día paso por acá y leo estos textos que generosamente haces conocer, gracias por darnos la posibilidad de dejarte algo nuestro, aunque sólo sea una huella de este pasar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.