Un día de primavera...


Un día de primavera
tranquilo y apacible,
he sacado tres canicas
de las mangas de mí habito.
Y me he ido a jugar,
con los niños del barrio,
bajo el cielo suave y fresco.
Daigu Ryôkan. Maestro Zen, Calígrafo, Poeta (1758-1831).

Comentarios

  1. Muy reconfortante para mí leerte a diario

    es una brisa para mi alma

    Feliz noche, gracias Angel

    namasté

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.

La escuela de lo imperfecto.