Nadie puede purificar al prójimo.


El mal es hecho, en verdad, por sí mismo.
Por sí mismo uno es mancillado.
Por sí mismo el mal es evitado.
Por si mismo, en verdad, uno es purificado.
Pureza e impureza son personales,
nadie puede purificar al prójimo.

Siddharta Gautama "Budha".

Comentarios

  1. Me gustaria oir tu reflexión , maestro

    buenas noches, gracias

    ResponderEliminar
  2. Gracias Arianna, pero de "maestro" nada. Como mucho "aprendiz de aprendiz".
    Mí reflexión : El camino lo tenemos que andar nosotros. Nadie nos va a llevar en sus hombros.
    Sí tenemos el espiritu abierto y aceptamos la ayuda encontraremos quien nos anime, oriente y dé empujones.
    Los budas pueden mostrar el camino, pero recorrerlo es tarea de cada uno.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.

La escuela de lo imperfecto.