Un momento de relajación.

Cierto día, Suzuki Roshi viajó con un grupo de nosotros, en un camión, a un campo cerca de Tassajara a recoger fruta. Todos tratábamos de ser buenos alumnos zen: trabajar duro, recoger la fruta, empaquetarla en cajas... No nos dimos cuenta de lo serios que estábamos hasta que el maestro se subió a un árbol y comenzó a arrojarnos frutas.

Tomado del libro:
Momentos con Shunryu Suzuki.
Editorial Troquel - Buenos Aires - 2002

Comentarios

  1. Era travieso el maestro , me imagino la escena como un niño haciendo travesuras, hay que relajarse y salir de la seriedad , nos hace seguir gozosos
    felices sueños

    ResponderEliminar
  2. Me hubiera gustado vivir ese momento. Gracias Arianna

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Los principios del Wabi Sabi.

Barrer las impurezas.