Es al odio al que hay que odiar.

No nos irritamos contra el palo, autor inmediato de los golpes, sino contra el que lo maneja;
ahora bien este hombre está manejado por el odio; es al  odio, pues, al que hay que odiar.

Shantideva (687-763).

Comentarios

  1. Pero es más fácil personalizar el odio, como que nos quedamos más a gusto.
    Un abrazo Ángel
    j

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, es lo que hacemos: ponerle cara, nombre y apellidos...
      Un abrazo, amigo "J"

      Eliminar
  2. El odio es simplemente ignorancia de nuestro estado natural, pero claro, causa sufrimiento...
    ¿Quien podría odiar al odio?
    Abrazos Angel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El odio no disminuye con el odio, disminuye con el amor. Budha.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Entonces es al odio al que hay que amar...

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.