Perpetuamente cambiantes.


Según Budha, la vida humana se compone de una serie de procesos perpetuamente cambiantes; un proceso físico, un proceso psíquico, un proceso de memoria y de reconocimiento, un proceso de pensamiento y de reacción y un proceso de conciencia. Son dinámicos e ininterrumpidos, y no encontramos en ellos un solo elemento que pudiera designarse como nuestro yo inmutable. Nosotros mismos somos un proceso tejido en la trama de la vida, sin separación.


Jack Kornfield
Nacido en 1945, se formó como monje budista en Tailandia, Birmania e India, y enseña, desde 1974, meditación en distintos países del mundo. Es uno de los maestros más relevantes en la introducción en Occidente del budismo theravada.
A lo largo de muchos años su trabajo se ha centrado principalmente en integrar y dar vida a las grandes enseñanzas espirituales orientales, de un modo accesible a la mentalidad occidental.
Jack es licenciado en psicología clínica. Esposo, padre, psicoterapeuta y maestro fundador de la Insight Meditation Society y del Spirit Rock Center.
De mentalidad abierta y curiosidad infinita, ha impartido cursos de espiritualidad e integración junto a Stanislav Grof.

Comentarios

  1. Muy interesante.
    Pienso, siendo mi humilde opinión, que somos dinámicos, fluctuantes así como las olas del mar pero que nuestra esencia es inmutable así como lo es el océano, el agua, que genera ese mismo oleaje.
    Nuestros procesos físicos , psicológicos, energéticos varian pero ya no tanto nuestra esencia , el espacio que no tiene nombre...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Excelente maestro, su libro "Entre el éxtasis y la vida cotidiana" es una gran ayuda en la integración de los procesos humanos.
    Gracias Angel, un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Gracias amigas por vuestras interesantes aportaciones.
    Lamento no haberlas podido publicar hasta hoy. Bueno... más vale tarde que nunca.
    Un fuerte abrazo a ambas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.