Como el pequeño arroyo

Como el pequeño arroyo
que labra su camino
a través de las grietas cubiertas de musgo
yo también, en silencio,
me vuelvo claro y transparente.

Daigu Ryokan (1758-1831)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.

La escuela de lo imperfecto.