Kusa no iwo (3)

Miyako niwa
momiji shinuran
okuyama wa
yube mo kesa
mo arare
furi keri.

A lo lejos, en la ciudad,
las hojas deben haber enrojecido
pero aquí, en mi ermita,
no ha dejado de granizar,
ayer tarde, incluso esta mañana.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.

La escuela de lo imperfecto.