Kusa no iwo (3)

Miyako niwa
momiji shinuran
okuyama wa
yube mo kesa
mo arare
furi keri.

A lo lejos, en la ciudad,
las hojas deben haber enrojecido
pero aquí, en mi ermita,
no ha dejado de granizar,
ayer tarde, incluso esta mañana.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.