Un manantial en el desierto.

"Sí de repente un árabe descubriese, en su tienda del desierto, un manantial que le garantizase agua abundante de por vida ¡que afortunado se consideraría! Lo mismo le ocurre al hombre que, como ser físico, siempre ha mirado hacia fuera, convencido de que la felicidad está sistemáticamente en el exterior, y cuando, al final acaba mirando hacia adentro, descubre que la fuente está en sí mismo."

Soren Kierkegaard (1813-1855).

Comentarios

  1. Pero posiblemente con los años vas viendo -a base de equivocarte- que la felicidad no está fuera, sino dentro y que es un error depender del exterior para ser feliz. Si alguna gracia tiene esto de cumplir años, posiblemente sea ésta
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Así es Unsui. La gracia de cumplir años es esa, que te da mas tiempo para aprender. Nos da mas tiempo, otra cosa es que lo sepamos aprovechar. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Al fin encontramos esa verdad, que triste sería no haberlo descubierto

    Gracias Angel una vez más nos haces reflexionar y tomar conciencia, te deseo feliz noche

    ResponderEliminar
  4. Gracias arianna. Me gusta tirar la piedra en el estanque y luego sentarme a reflexionar, junto con vosotros.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.