Un nuevo corazón.

Después de largas deliberaciones, un samurai abandonó a su señor. Según el código del guerrero esto era un acto muy desonroso, pero el sentía el llamamiento de la vida zen. Después de algunos años en un monasterio de las montañas, emprendió una peregrinación y no tardó mucho en ser reconocido por un samurai a caballo. El guerrero quiso abatir al monje, pero al final -para no manchar su espada-  optó por escupirle en la cara. Con el simple acto de limpiarse la saliva el monje se dio cuenta de cómo habría reaccionado al mismo insulto en otros tiempos. Profundamente conmovido se giró hacia la montaña donde había recibido su formación para decir, con una reverencia:
"La montaña es la montaña, y el Camino es el de siempre. A fe que lo que ha cambiado es mi propio corazón"

Comentarios

  1. Llegar a ese discernimiento, que difícil es sortear las piedras del camino , sin tropezar y levantarse de nuevo , como si nada

    Feliz fin de semana amigo

    ResponderEliminar
  2. Afortunados los que logran cambiar su corazón.
    Buen fin de semana, Arianna.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.