Ante lo efimero de la vida.

Este mundo
no es otra cosa
que flores de cerezo.

Daigu RYÔKAN (1758-1831).

Comentarios

  1. Gracias a tí Gorka. La vida siempre es efímera pero en momentos como este parece que esta realidad se manifiesta con más claridad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.