Una moneda valiosa.

Cuando llegaron al borde del río, el maestro arrojó una moneda de oro al fondo. El discípulo, creyendo que se trataba de un manantial de los deseos, se dispuso a hacer lo mismo, pero la mano del sabio detuvo su acción:
-Nunca olvides que existen cuatro cosas en la vida que jamás se recuperan:
La piedra, después de arrojada.
La palabra, después de proferida.
La ocasión, después de perdida.
El tiempo, después de pasado.

Durante un tiempo, ambos callaron y vieron pasar el agua, un agua que nunca más volvería... El discípulo, inmerso en este pensamiento, se atrevió a romper el silencio:
-¿Por qué ha arrojado algo tan valioso al río, maestro? No le veo sentido…
-Para que recuerdes que esta lección no tiene precio. –contestó el sabio.

Comentarios

  1. En mi silencio veo pasar el agua , estoy a

    la sombra , saboreando ....

    me llegan brisas de un lejano horizonte que

    espera complaciente ....

    Mientras tanto acudo a tus clases....

    Desde mi corazóm un abrazo Angel

    ResponderEliminar
  2. Hola Arianna: Me alegra mucho tu visita y tu comentario. Un fuerte abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  3. Hola Angel y Arianna!!!! hermoso leerlos a ambos, disfrutar de esa sensibilidad que tan bien sabe llegar al corazón.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Delia: Un placer tenerte aquí. Vuestro seguimiento y comentarios son un estímulo. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.