Crepusculo de primavera.

Oh crepusculo de primavera...
precioso momento
que vale para mí
un millar de monedas.

Su Tung-p´o  (1036-1101).

Comentarios

  1. llevo días queriendo escribir algo en mi blog, una especie de requiem para lo ocurrido en Japón... y he tropezado con este blog tan bonito y tan "zen": gracias. Las citas que escoge me inspirarán... Merci. El dolor ajeno no debería dejarnos nunca indiferentes, hay algo de "trascendental" sin duda en el modo en el que los japoneses miran cara a cara al sufrimiento

    ResponderEliminar
  2. Gracias Gorka, gracias Isbelle.
    El dolor ajeno no nos debería dejar indiferentes, pero nuestro egoismo...
    Para muchos japoneses, como para muchos orientales, las adversidades y la muerte son consustanciales con la vida, herencia del budismo y en especial del zen...
    Un abrazo a ambos.

    ResponderEliminar
  3. No se puede pedir más .....que grandioso!!!

    Antes y después siempre el cielo se ilumina

    Feliz noche Angel

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Arianna, de corazón.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.