Japón ante la catástrofe,

Jinsei nana korobi
ya oki

Así es la vida:
siete veces abajo
¡ocho veces arriba!

Proverbio japonés.

Una leyenda dice que Bodhidharma  (Daruma en japonés) estuvo sentado meditando tanto tiempo que se le desprendieron las piernas. De aquí nace el  simbolismo de los muñecos japoneses Daruma, que representan a Bodhidharma como un personaje rechoncho con un contrapeso en su interior para que siempre vuelva a levantarse cuando se lo voltea.

Comentarios

  1. Qué gran lección nos están dando! Por cierto es como esos muñecos antiguos: "tentempiés" no?
    Un abrazo Angel!

    ResponderEliminar
  2. La mayoría son extremadamente disciplinados y aceptan los reveses de la vida con gran serenidad. Supongo que habrá excepciones y que en otros aspectos tendrán sus zonas oscuras. No cabe duda que su mentalidad es bastante diferente a la nuestra.
    Respecto al muñeco yo recuerdo haber tenido, de muy pequeño, un muñeco parecido. No recuerdo bien si se llamaban "tenteempie" "tentetieso" o "tentemozo". Respecto al detalle de los ojos puedes consultar la wikipedia que lo explica. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.

La escuela de lo imperfecto.