Los dos brazaletes.


Govinda, el gran predicador Sikh, leía las escrituras sentado en una roca cerca de un torrente. Raghunath, su rico discípulo, se inclinó ante él y depositó, como ofrendas, dos hermosos brazaletes de oro adornados de piedras preciosas. Govinda cogió un brazalete y lo hizo girar entre sus dedos. De repente la joya resbaló de su mano, rodó por la roca y desapareció en los remolinos de la rápida corriente. Raghunath lanzó un grito y saltó al torrente. Buscó el brazalete mucho tiempo, mientras Govinda leía las escrituras. El día se apagaba cuando finalmente el discípulo, cansado y empapado, subió por la orilla.
- Si me pudieses indicar dónde ha caído,  le dijo a su maestro, seguro que podría encontrarlo.
Entonces Govinda cogió el segundo brazalete y lo tiró a los remolinos del agua, mientras decía:
- ¡Ha caído allí!
 Rabindranath Tagore (1861-1941).

Comentarios

  1. Que fantástica historia! y fresca....

    _/\_

    ResponderEliminar
  2. Gracias Gorka. Preciosa historia con profunda enseñanza...
    Un abrazo. _/\_

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.