El verdadero blanco...


El verdadero blanco que el arquero debe apuntar
es su propio corazón.

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.