Más allá del pensamiento.


Un día el maestro estaba sentado tranquilamente, en postura de loto, cuando vino un monje y le dijo:
-¿Que piensas en esta inmovilidad?
El maestro respondió:
-Pienso en lo que está más allá del pensamiento.
-¿Y como te las arreglas para pensar en lo que está más allá del pensamiento?
-No pensando.
Tradicional zen.

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.