Entonces empezó el Salvaje Oeste.


Para nosotros, las grandes llanuras abiertas, las hermosas colinas onduladas y los ríos serpenteantes y de curso enmarañado, no eran salvajes. Sólo para el hombre blanco era salvaje la naturaleza, y sólo para él estaba la tierra infestada de animales salvajes y gentes bárbaras. Para nosotros era dócil. La tierra era generosa y estábamos rodeados de las bendiciones del Gran Misterio. Para nosotros no fue salvaje hasta que llegó el hombre velludo del este y con brutal frenesí amontonó injusticias sobre nosotros y las familias que amábamos.
Cuando los mismos animales del bosque empezaron a huir de su proximidad, entonces empezó para nosotros el Salvaje Oeste.

Luther Standing Bear -Oso Erguido- (1868-1939). 
Jefe Sioux-Oglala.

Comentarios

  1. Aún no hemos aprendido a pedir perdón por nuestros errores e injusticias hacia estos pueblos hermanos , ellos siguen dándonos lecciones con su sabiduría ,
    aprendamos de nuestros grandes maestros , de su humanidad , humildad , dignidad y respeto hacia la tierra que es la que nos cuida y nos nutre sin pedir nada a cambio

    Un cálido abrazo Angel

    ResponderEliminar
  2. Cuantas veces proyectamos nuestros defectos en el otro, en lo otro no queriendolo reconocer en nosotros mismos, y lo digo por los hombres blancos que llegamos desde el Este.

    ResponderEliminar
  3. Hola Angel:
    El lugar correcto proporciona la visión adecuada y nos acerca más al corazón de la realidad.
    Gracias por esta entrada.

    ResponderEliminar
  4. Gracias a todos por vuestros comentarios. Revelan una gran sensibilidad. Abrazos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.