"Eso" es egoismo.


En una ocasión un primer ministro fué a visitar a un maestro zen. Le preguntó :
-Roshi, ¿Como explicaría el egoismo?.
El rostro del maestro se tornó súbitamente azul. Y le dijo al primer ministro, de manera arrogante y desdeñosa:
-Pero, ¿que es lo que preguntas, pedazo de estúpido?.
Esta inesperada respuesta sacudió fuertemente al primer ministro, tanto que la rabia transformó su rostro. El maestro sonrió y dijo:
-Excelencia, eso es egoismo.

El maestro no pierde el tiempo en explicaciones ní teorías. Directamente se limita a "clavarle el clavo en la cabeza".

Comentarios

  1. Gracias, Ángel! Me ha encantado esta historia de enseñanza escueta y esencial.

    Un beso de sol.

    ResponderEliminar
  2. uffffffff es fuerte, así la meditación zen tambien me lo parece,practico la normal (para entendernos) cuando voy a Madrid, suelo ir a un centro budista que hacen prácticas de meditación, en una meditación zen, bastante dura (para mí), el maestro me dio 3 toques con una bara por detrás, me recordó un poco a tu entrada
    Feliz dia Ängel
    agur bero bat

    ResponderEliminar
  3. Gracias a tí Teresa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Bueno Arianna, yo solo he practicado la meditación zen y no puedo opinar sobre otras escuelas o técnicas. Solo puedo decirte que el zen es muy austero. Respecto al Kiosaku (o baston del despertar)hay maestros que no lo aplican. En los dojos donde sí lo hacemos, solo se aplica a las personas que lo piden. Te puedo decir que a mí me ayuda mucho a relajarme y a retomar la concentración. No es un castigo sino una ayuda y siempre se aplica con un total espiritu de compasión.
    Feliz dia.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.

La escuela de lo imperfecto.