Las tres rejas.

El joven discípulo le dice a su maestro:
- Maestro, una persona estuvo hablando de usted con malevolencia.
- ¡Espéra! le interrumpe el maestro ¿Ya hiciste pasar por las tres rejas lo que vas a contarme?
- ¿Las tres rejas?
- Si. La primera es la VERDAD. ¿Estás seguro de que lo que quieres decirme es absolutamente cierto?
- No. Lo oí comentar a unos vecinos.
- Al menos lo habrás hecho pasar por le segunda reja, que es la BONDAD. ¿Es bueno para alguien lo que me vas a decir?
- No. en realidad no. Al contrario ...
- La última reja es la NECESIDAD ¿Es necesario hacerme saber lo que tanto te inquieta?
- A decir verdad, no.
- Entonces, dijo el sabio sonriendo, si no es VERDADERO, ni BUENO, ni NECESARIO, sepultémoslo en el olvido.

Comentarios

  1. que buena enseñanza, si nos la aplicamos a uno mismo, sobre todo a la malidicencia de la gente cuando intenta empozoñar con chismorreos,
    es su manera de entretenerse, allá ellos, tendrán que aprender, como todos lo intentamos
    gracias Angel

    ResponderEliminar
  2. Que facil es olvidarnos de aplicar las "tres rejas" o "el triple filtro". Sigamos intentandolo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.