El buho y el cuervo.

¿Nunca os habéis preguntado por qué los búhos duermen de día y salen a cazar de noche? Pues este cuento os explica la razón de este comportamiento.
Hace mucho, mucho tiempo, había un búho que trabajaba de tintorero. Todos los pájaros acudían a él para que tiñera sus plumas de los colores más inverosímiles. El búho era tan bueno en su trabajo, que todos los pájaros estaban encantados con él. Todos excepto el cuervo, que estaba tan orgulloso de su plumaje blanco inmaculado que despreciaba su trabajo.

Pero un día, cansado de tanto blancor, el cuervo se acercó al búho y le dijo:
- Tiñe también mis plumas, pero de un color único, nunca visto en un ave.
El búho pensó mucho antes de decidir qué color usar y, finalmente, se decidió por el negro. - Ahora tus plumas son de un color como no se ha visto antes en el cielo - dijo el búho después de haber terminado su trabajo.
Cuando el cuervo se dio cuenta de que sus plumas eran totalmente negras, como si estuviera cubierto de hollín de la cabeza a los pies, se enfadó muchísimo. Pero ya no podía hacer nada, así que se tuvo que resignar. Y a partir de entonces todos los cuervos son negros.

Pero aunque se resignaron, nunca perdonaron al búho. Cada vez que le ven, se le echan encima y, si pudieran, acabarían con él. Es por eso que los búhos decidieron dormir de día y salir a cazar de noche, cuando los cuervos están durmiendo y no correr el peligro de ser atacados

Comentarios

  1. Me encanta esta historia

    Pobre buho, lo hizo con la mejor intención, el cuervo fue rencoroso creo yo, tengo una perrita negra y es preciosa

    Felices sueños Angel

    ResponderEliminar
  2. A mí encanta el color negro. Tambien me gustaría tener un perro pero vivo en un piso y creo que para un animal no es lo más adecuado. Bueno mis vecinos tienen un pastor belga y no parece infeliz. Un abrazo Arianna.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.

La escuela de lo imperfecto.