La carpa y el zen.

Una de las más queridas imagenes en los templos zen es la de la carpa. A fin de poner las huevas, una carpa debe nadar aguas arriba, contra la corriente, cruzando rápidos e incluso salvando cascadas. Los saltos deben hacerse utilizando la fuerza de todo el cuerpo. Una y otra vez se realizan saltos y una y otra vez la corriente del agua arrastra al pez hacia atrás.
El esfuerzo de la carpa es simbólico del esfuerzo, perseverancia y determinación para continuar que se necesita en la práctica del zen. No obstante, se trata de un esfuerzo de una naturaleza totalmente diferente con respecto a los que solemos llevar a cabo para aliviar el dolor asociado a los proyectos, competiciones y objetivos de nuestra vida cotidiana. Se trata de un esfuerzo sin esfuerzo, un esfuerzo que no debe ser arrastrado por el torrente de los esfuerzos habituales. Se trata del esfuerzo de simplemente despertar la mente.

ALBERT LOW
Introducción a la práctica del zen
Editorial KAIRÓS - Barcelona.

Comentarios

  1. Me quedo con la frase "un esfuerzo sin esfuerzo", creo que es en sí misma suficiente para explicar el significado del simbolismo de la carpa, y del autentico crecimiento.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias "Hoka hey".
    Que aprendamos a "esforzarnos sin esfuerzo"
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.