El arte de todos los maestros...

El arte de todos los maestros está en juzgar al otro no por lo que puede o dice, sino por la medida y calidad de sosiego que irradia, por el equilibrio y orden interno, por el rango y el estadio interno en que se encuentra. La persona madura respira quietud; la aspira y expira. La persona, que irradia quietud por estar abierta a la unidad, revela su fondo original, lleno de vida, como una fuerza formadora y redentora. Actúa clarificando, ordenando y curando, "sin hacer nada". Da forma y libera, partiendo simplemente de su misma esencia. Al final de este desarrollo no surge la personalidad formada, que encarna, como un todo encerrado en sí mismo, un cosmos de valores y órdenes fijas, sino más bien una persona totalmente transparente, a través de la cual se manifiesta el sentido de la vida en una interminable transformación del mundo, confirmando inconscientemente la ley de la unidad  al formar o liberar, según lo exija el momento.

Japón y la cultura de la quietud.
Karlfried Graf Dürckheim (1896-1988).
Filósofo y psicólogo alemán.

Comentarios

  1. El sosiego de alguien que está junto a tí , te contagia, transmite paz y desearias estar siempre a su lado , sin hablar compartiendo algo más que palabras

    Gracias Angel por esta magnífica entrada

    ResponderEliminar
  2. Un fuerte, fuerte abrazo. Pensaba que te encontrabas mal y estaba pensando mandarte un mail.
    Nos seguiremos encontrando.

    ResponderEliminar
  3. Muy buena entrada Angel!
    Me encanta lo de la "transparencia" de las personas maduras, irradiando una unidad y una paz que no es propia precisamente de su madurez, sino de su trasfondo ... y para lo único que sirve su no-yo es para reflejarlo.

    Saludo al buda que hay en tí!
    Y le agradezco su presencia siempre despierta!

    ResponderEliminar
  4. Gracias Ganapati, un estimulo para seguir adelante. Yo tambien me inclino ante el buda que hay en TODOS NOSOTROS.
    Gasshô.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.

La escuela de lo imperfecto.