La primera meditación.

La primera meditación me quedó grabada en la memoria para siempre. Al cabo de unos minutos, empezaron los primeros dolores. Me empezaron a temblar los muslos como cuerdas de violín. Los costados de los pies se transformaron en pedazos de madera. Mí espalda, mantenida derecha con dificultad, pareció chirriar y agitarse involuntariamente. El tiempo pasaba tan lento que parecía inconcebible. No hubo ninguna concentración. No se me había dado nada en que concentrarme, entonces simplemente me quedé allí sentado y esperé a que sonara la campana, la campana que pondría punto final a este periodo de dolor intenso........

Extraido de: EL ESPEJO VACÍO -Experiencias en un monasterio zen-.
Janwillem van Wetering - Editorial Kairos - Barcelona-1975
En 1958, con 28 años, y en el curso de un viaje de trece años, pasó año y medio como discipulo de un maestro zen, en un monasterio budista. El testimonio de un hombre que no cree en nada, pero que descubre que no creer en nada puede ser un excelente punto de partida.

Comentarios

  1. Y cuando llevas más de una a veces también sigue pasando, suerte que no halla una única manera de sentarse a meditar.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola Hoka hey. Efectivamente es así. Hay dias en que las piernas no dicen nada y otros en que duelen un monton. Bueno, hay que tomarlo como viene, igual que la vida. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. y seguimos, hasta que el dolor ya no se sabe si es dolor o molestia o una sombra

    Despues de un verano de descanso (en meditación) retomaremos de nuevo aunque cueste al principio

    feliz noche

    ResponderEliminar
  4. Está claro que tu tambien conoces esta experiencia.
    ¡Que interesante! ¿Donde has estado? a me comentarás ( sí lo ves oportuno ). Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. así lo haré amigo mio, es gratificante que alguien se interese aunque sea minimamente por esa otra parte que no se ve , donde se acumulan más experiencias

    tambien te preguntaré algo sobre la meditación, ya es una suerte para mí haberte encontrado
    Egunon

    feliz dia querido Angel

    ResponderEliminar
  6. Gracias Arianna Ya sabes mí correo. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.