Sé tu mismo.

¿Te has parado a pensar alguna vez sobre cuánta energía se emplea -y hasta que punto se complica la vida- fingiendo ser alguien diferente?. Todos lo hacemos. Es consustancial al ser humano y también constituye una de las principales características de nuestros tiempos.

Te recomiendo este ejercicio : Siéntate, repasa las áreas más importantes de tu vida y decide hasta que punto serias diferente sí a la única persona que tuvieras que impresionar fuera a ti mismo.
  • ¿tendrias una profesión diferente?
  • ¿en que tipo de casa vivirías?
  • ¿tendrias un coche diferente?
  • ¿como te vestirías?
  • ¿como pasarías tu tiempo libre?
  • ¿te casarías con la misma persona con la que estás casada?
  • ¿tendrias los mismos amigos?

Muchas veces asumimos varias capas de fingimiento , y no tanto a causa de nuestras propias necesidades, sino a causa de las de otros.
¿Cuantas veces somos infieles a nosotros mismos a causa de las presiones de nuestra familia, las exigencias de nuestra pareja, las súplicas de nuestros hijos?

Si tu estilo de vida refleja las ideas de otra persona sobre como debería ser tu vida, tómate unos momentos e imagina lo sencillo que sería si dejaras de fingir y aprendieras a ser tu mismo.

Inspirado en "Simplifica tu vida" de Eliane St.James


Comentarios

  1. Hola Angel!, nuevamente me llevo algo de acá para compartirlo...gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Delia, encantado. Mí jardín (o mi huerto, que nunca se como llamarlo)está a tu entera disposición. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.