Exigimos y exigimos...

Una corta pausa entre el camino encharcado de aquí,
y el que nunca se encharca de allá.
Si llueve, que llueva.
Si diluvia que diluvie.

Ikkyu (1394-1481) - maestro zen.

La vida se manifiesta como se manifiesta. Nuestra demanda de que lo haga de manera distinta es lo que causa nuestro sufrimiento y el que infringimos a los demás. Exigimos vivir para siempre, sin ser capaces de apreciar la belleza de envejecer o de los ancianos. Exigimos que todo el mundo nos quiera (sea quien sea), no cometer errores, comer solo de lo mejor, permanecer bellos para siempre, conseguir todo aquello que consideramos merecer. Nos esforzamos todo lo posible por asegurar esas ilusiones, incluso arriesgando nuestras verdaderas vidas. Nos escondemos de la enfermedad, de la tragedia, de la vejez y la soledad, abandonando a aquellos que las experimentan. Rechazamos el pesar y la fealdad sin darnos cuenta que la fealdad y el pesar  moran en nuestro interior. Y luego nos preguntamos por qué sufrimos, atrapados en una vida sin salidas.

"Sabiduría zen para la vidad cotidiana.
Brenda Shoshanna
Ediciones Oniro, S.A. - Barcelona - ww.edicionesoniro.com
ISBN: 84-9754-165-0

Comentarios

  1. Me ha encantado y me ha hecho sonreir, gracias maestro Ikkyu, gracias Angel.

    Y sí, enfermedad, fealdad...todo Samsara, atrapados en la Rueda de la vida.

    Haiku
    Vida y muerte
    La Rueda de la Vida;
    Renacimiento.

    Fraternal abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Los tapones de corcho de las botellas de vino que flotan en la mar, se dejan llevar por las olas... y por mucho que los maltraten no se rompen. UN temporal rompe un barco. Nunca un tapón de corcho.
    Un abrazo Ángel

    ResponderEliminar
  3. Xaro La: efectivamente, atrapados en la Rueda...
    Unsui: Sagaz observación...
    Gorka: _/\_
    Gracias amigos.

    ResponderEliminar
  4. me ha gustado mucho su blog! felicidades

    ResponderEliminar
  5. Gracias Helena. ¡Un estimulo para continuar!

    ResponderEliminar
  6. ... y aún así, con todo y (si pudiera ser posible) sin nosotros equivocandonos, la perfección juega su hermoso e indetectable juego...
    bellísimo Ikkyu, sin duda.
    Gracias Angel siempre muy presiso en la elección
    Santosham

    ResponderEliminar
  7. Gracias Santosham, un placer reencontrarte. Y, por supuesto, Ikkyu preciso y precioso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.