Sendas de Oku (5/..)

Santuario Toshogu (Nikko)
Mizaru-Kikazaru-Iwazaru
No ver-No oir-No decir
OKU NO HOSOMICHI
(Sendas de Oku)


4- Nikko.
El día treinta nos hospedamos en una posada situada en la falda del monte Nikko. El dueño de la posada me dijo que se llamaba Gozaemon y que, por su rectitud, la gente lo nombraba Gozaemon del Buda. “Reposen sosegados esta noche”, nos dijo, “aunque su almohada sea un manojo de hierbas”. Preguntándome qué Buda había reencarnado en este mundo de polvo y pecado para ayudar a tan pobres peregrinos como nosotros, me dediqué a observar la conducta del posadero. Aunque ignorante y tosco, era de ánimo abierto. Uno de esos a los que se aplica el “Fuerte, resuelto, genuino: un hombre así, está cerca de la virtud”.(1) En verdad, su hombría de bien era admirable.
El día primero del Cuarto Mes oramos en el templo de la montaña sagrada. Antiguamente la montaña se llamaba Futara, pero el gran maestro Kukai,(2) al fundar el templo, cambió su nombre por el de Nikko, que quiere decir: “Luz del Sol”. El gran sacerdote adivinó lo que ocurriría mil años después, pues ahora la luz de esta montaña resplandece en el cielo, sus beneficios descienden sobre todos los horizontes y los cuatro estados viven pacíficamente bajo su esplendor.(3) La discreción me hace dejar el tema.(4)

Mirar, admirar
hojas verdes, hojas nacientes
entre la luz solar.

La niebla envolvía al monte Cabellera Negra y la nieve no perdía aún su blancura. Sora escribió este poema:

Rapado llego
a ti, Cabellera Negra:
mudanza de hábito.(5)

Sora es de la familia Hawai y su nombre de nacimiento es Sonoro. Vive ahora cerca de mi casa, bajo las hojas de Basho,(6) y me ayuda en los quehaceres diarios. Deseando ver los panoramas de Matushima y Kisagata, decidió acompañarme y así prestarme auxilio en las dificultades del viaje. En la madrugada del día de la partida afeitó su cráneo, cambió su ropa por la negra de los peregrinos budistas y cambió la escritura de su nombre por otra de caracteres religiosos.(7) Estos detalles explican el significado de su poema. Las palabras con que alude a su mudanza de hábito dicen mucho sobre su temple.
En la montaña, a más de veinte cho (2180 metros de altura), hay una cascada, desde el pico de una cueva se despeña y cae en un abismo verde de mil rocas. Penetré en la cueva y desde atrás la vi precipitarse en el vacío. Comprendí porqué la llaman “Cascada-vista-de-espaldas”.

Cascada - ermita:
devociones de estío
por un instante.(8)



(1) Cita de las Analectas de Confucio.
(2) Kukai (774-835), más conocido por su nombre póstumo: Kobo Daishi. Fue el fundador de la secta Shigon y es uno de los grandes santos del budismo japonés.
(3) Los cuatro estados o clases del Japón en el siglo XVII: soldados, campesinos, artesanos y comerciantes.
(4) En este monte, hoy Santuario Toshogu, se venera al primer Shogún de la familia Tokugawa, Ieyasu. Dice el poeta que “la discreción le hace dejar el tema” por tratarse de un antepasado de la familia del Shogún reinante.
(5) Antes del viaje, Sora se afeita el cráneo, a la manera de los bonzos budistas. Los dos viajeros llegan al monte Kuro Kami, que quiere decir Cabello Negro, justamente en la época de cambiar el hábito de primavera por el de verano.
(6) Juego de palabras: Sora cerca de la casa del poeta y bajo su protección; Basho, seudónimo del poeta, también es el nombre de un árbol parecido al banano.
(7) Transformado en peregrino, Sora escribe su nombre con signos distintos y que poseen una significación religiosa aunque la pronunciación sea la misma.
(8) La segunda línea alude a la época en que dan comienzo los ejercicios espirituales de verano de los bonzos, período de encierro total.

Comentarios

  1. Angel querido te has pasaoooooooooooo
    Espero poder digerirlo mañana

    Aprovecho para mandarte un abrazo

    ResponderEliminar
  2. En un estante tengo a los 3 monitos, nunca supe de donde provenian ahora ya veo de un Santuario, tambien pensaba que significaba
    - Ver, oir y callar - y es " No ver, no oir , no decir".
    Gracias Angel, un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Arianna :Esto me pasa por hablar demasiado. Ayer le decía a Xaro La que raramente hago post demasiado largos. ¡Ya ves!. Tómalo con calma.
    Xaro La: Durante muchos años yo tampoco supe que los monitos son japoneses. Nos trasmiten una sabia lección.
    Un abrazo a ambas.
    Roye: Gracias, pero no hago publicidad de compañías aéreas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.