Cuando miré hacia atrás...


Cuando miré hacia atrás,
el hombre que me cruzó,
se había perdido en la neblina.


Masaoka Shiki (1867-1902).

Comentarios

  1. Saludos Angel.

    Trés cosas en mi mente al respecto del breve y hermoso texto.
    1- La exquisitez con que elijes tus entradas aun si son breves tienen un aura de belleza que hace recrearse a uno en cada palabra...Felicidades por ello.
    2- Me vino a la mente una espesa niebla...aunque dice neblina (como más suave)
    3- Pense en los llamados Lung-gompa, que caminan a gran velocidad.

    Un abrazo amigo Angel.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Xaro La. Aunque a veces incluyo entradas medianas y excepcionalmente alguna larga me gustan las entradas breves. Intento que las entradas sean como pequeñas piedras arrojadas al estanque. Que despierten la atención de quien las lee, y a partir de ahí... que cada uno haga su lectura.

    A mi también me convence mas imaginarlo con una espesa niebla.

    Cuando era pequeño -10 o 11 años- leí una revista de los años cuarenta en la que hablaban del Tibet: Los lamas reencarnados, el oráculo, los Lung-gompa... Recuerdo que me impactó mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. así son, pequeñas piedras con gran contenido

    gracias amigo, averiguaré ya, a mi edad , sobre los Lun-gompa

    ResponderEliminar
  4. Gracias Arianna.
    Lung-gompa: Ascetas que, en estado de trance, recorren corriendo distancias inverosímiles. ¿Verdad, leyenda?... Otro misterio mas de ese extraño país.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.

La escuela de lo imperfecto.