La Tsuba, utilidad y belleza.

La Tsuba es la guarda del sable japones.

En estas placas tan pequeñas y además perforadas para permitir que pase la hoja del sable, los artistas japoneses han creado verdaderas maravillas
.
Durante el shogunato de los Tokugawa (1603-1868) y la paz brillante de esta época las tsubas de los sables se convirtieron en autenticas joyas de decorado. En éstas, el orfebre volcó toda su inventiva y su arte. Ilustró las innumerables leyendas, hechos históricos, dichos populares, mitos religiosos, emblemas heráldicos en pequeños cuadros llenos de poesía. Todo un mundo fabuloso, inquietante o encantador se revela en ellas.
En las representaciones humanas, hay algunas que son verdaderas miniaturas: guerreros tirando con el arco o ascetas budistas meditando en la selva, taoístas chinos en la orilla de un río, monjes caminando y mirando las aves salvajes que simbolizan la libertad espiritual, las llamas y el humo de una hoguera recuerdan el fin de la vida y la paz budista. El paisaje de un plenilunio con sus aves (grullas y patos salvajes) en las nubes se asemejan a una pintura Zen. Las flores, las hojas y la decoración floral fueron muy utilizadas por los artistas; el crisantemo, la flor del cerezo, el loto se emplearon con frecuencia.
El estudio de las tsuba es indispensable para quien quiere conocer la estética japonesa; son un testimonio de los siglos en los que Japón vivió una cultura extraordinaria, plena de arte, de poesía y de belleza.

Comentarios

  1. Y todo eso cabe ahí?

    Muy interesante, los japoneses son increibles en las artes la estética,la belleza
    que poco sabemos de ellos, al menos yo

    Gracias Angel, un fuerte abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.

La escuela de lo imperfecto.