Los cuatro monjes.

En un templo remoto de las montañas de Japón, cuatro monjes zen habían decidido hacer un retiro que exigía silencio absoluto. Hacía mucho frío, y cuando una bocanada de aire helado penetró en el templo, el monje más joven exclamó:
-¡Se ha apagado la vela!
-¿Por que hablas?- le reprendió el monje de mas edad. -¡estamos haciendo un retiro de silencio!
-Me pregunto porqué estáis hablando- gritó indignado el tercer monje.
-¡Yo soy el único que no ha hablado! declaró satisfecho el cuarto.

Comentarios

  1. fue el vuelo de una mosca que se posó en su nariz, la culpable de sus distraciones

    Que difícil es guardar silencio absoluto

    buenas noches Angel

    ResponderEliminar
  2. Hermosa historia zen. Muy reveladora y apabullantemente práctica.
    gracias Angel, por ello y por todo lo demás.

    ''''Feliz Natiadvaita!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Santosham y Samurai:
    Gracias por vuestras palabras y vuestras no palabras. Que sigamos encontrandonos en estos espacios. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Amiga Arianna. Perdona por no haberte contestado. Quien mucho abarca poco aprieta.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.

La escuela de lo imperfecto.