El sonido de la lluvia.


Somos arrastrados como nubes a través de nacimientos y muertes. El camino de la ignorancia y el camino de la iluminación lo recorremos soñando. Sólo una cosa permanece todavía en mí memoria, incluso despues de despertar: el sonido de la lluvia que escuchaba una noche en mí retiro de Fukakusa.
Ehiei DÔGEN, Maestro Zen (1200-1253).

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.