La práctica de la atención.

Cuando estamos conduciendo, pensamos en llegar y sacrificamos el viaje en aras de la llegada. pero la vida se encuentra en el momento presente, no en el futuro. De hecho, es posible que suframos más cuando lleguemos a nuestro destino. Y puestos a hablar de destino ¿Que hay de nuestro destino final, la tumba? No queremos ir en dirección a la muerte; queremos ir en dirección a la vida. Pero ¿donde está la vída?. La vida solo se encuentra en el momento presente. Por lo tanto, cada kilometro que recorremos, cada paso que damos, debe llevarnos al momento presente. Esta es la práctica de la atención.

Tich Nhat Hanh, Maestro Zen ( 1926-   ). Tomado del libro 365 zen, Editorial Oceano Ambar

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.