Upagupta.

Upagupta, el discípulo de Buda, estaba durmiendo en el suelo junto a la muralla de la ciudad de Mathura. Todas las lámparas estaban apagadas, todas las puertas cerradas, y el cielo sombrío de agosto ocultaba todas las estrellas.

¿Qué pies eran aquellos cuyas ajorcas tintineaban agitando su pecho de repente?

Se despertó sobresaltado y la luz de la lámpara de una mujer iluminó sus ojos indulgentes: era la bailarina, estrella de joyas nubladas por un manto azul pálido, embriagada del vino de la juventud. Bajó la lámpara y vio el rostro joven y austeramente hermoso de Upagupta.

«Perdóname, joven asceta - dijo la mujer -, hazme la gracia de venirte a mi casa. El sucio suelo no es lecho para ti».

Upagupta respondió: «Mujer, tú sigue tu camino; que ya iré yo a buscarte cuando llegue la hora».

De repente, un relámpago hizo que la noche enseñara sus dientes. Gruñó la tempestad desde un rincón del cielo, y la mujer tembló de miedo.

Las ramas de los árboles que bordeaban el camino estaban doloridas por el peso de tanta flor. De lo lejos llegaban flotando en el aire cálido de la primavera las notas alegres de la flauta. Todo el gentío se había ido a los bosques, a celebrar la fiesta de las flores. Desde lo alto del cielo, la luna llena observaba las sombras del pueblo silencioso.

Upagupta paseaba por la calle solitaria, mientras por encima de él los cucos enamorados lanzaban desde las ramas del mango su queja desvelada. Atravesó las puertas de la ciudad y se detuvo en la base del terraplén.

¿Quién era aquella mujer tendida a sus pies a la sombra de la muralla, abatida por la peste negra, con el cuerpo cubierto de llagas, que habían arrojado a toda prisa de la ciudad?

El asceta se sentó a su lado, colocó en sus rodillas su cabeza, humedeció con agua sus labios y untó de bálsamo su cuerpo.

«¿Quién eres, que así te compadeces?», preguntó la mujer.

«Ha llegado por fin la hora en que debía visitarte, y aquí me tienes a tu lado», le contestó el joven asceta.

Rabindranath Tagore

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.