La trampa de los deseos.

Cierto grado de comodidad física es necesario, pero más allá de cierto nivel ésta se convierte en un obstáculo y no en una ayuda. Por lo tanto, crear un número ilimitado ded deseos y buscar su satisfacción no es más que una trampa, y nos condena a la desilusión.
Mahatma Gandhi.

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.