Duro cumpleaños.

Sin saber por qué
siento apego por este mundo
al que venimos a perecer.

Natsume Soseki (1867-1916).

Dedicado a mi madre a quien, esta semana, en el día de mi cumpleaños, he dejado ingresada en una residencia de ancianos.

Comentarios

  1. Muy sentida tu entrada, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ánimo Ángel, difícil decisión que has tenido que afrontar, tuve que hacer lo mismo con mi madre y fue muy duro.

    ResponderEliminar
  3. Eso siempre es duro.

    Mi cariño contigo Ángel

    ResponderEliminar
  4. Hola Angel :
    Te acompaño con mi pensamiento en esta situación.

    Así es la vida...muchos hemos pasado por estopor eso me acerco a tí.
    Y ahi va mi cariño.

    ResponderEliminar
  5. Tomo la cita de tu post anterior..."camina con mis zapatos"...nos aporta toda la comprensión que surge de una única mirada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Querido amigo, me emociono al oir tus palabras... animo, confianza y q el amor no se aparte nunca de vuestros corazones.
    I shin den shin

    ResponderEliminar
  7. Y que momento tan duro habrá sido para ti !
    Un fuerte abrazo Angel
    j

    ResponderEliminar
  8. Te entiendo querido amigo, yo también pasé por eso y a veces me lo reprocho, espero no lo hagas tú

    Felicidades Angel, aunque sea con retraso
    eswte poemita para tí como regalo : y no soy poeta
    - Que todas tus sendas se llenen de rosas
    -que no haya espinas sino mariposas
    -que todos los pájaros canten para tí
    - y que nada en el mundo te haga infeliz

    Un abrazo inmenso, te quiero amigo

    ResponderEliminar
  9. Gracias, de corazón a todas/os. Ha sido un consuelo abrir el blog y encontrarme con vuestros
    cálidos comentarios.
    Gasshô a todas/os.

    ResponderEliminar
  10. Xabier, amigo, compañero en el camino, y maestro:
    Cuando, esta tarde, hemos estado practicando en el dojô no había leído tus palabras.
    Gracias. I shin den shin.
    En gasshô.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.

La escuela de lo imperfecto.