Sendas de Oku (8/..)

OKU NO HOSOMICHI
(Sendas de Oku)
7-La Piedra-que-mata.

Cerca de Kurobane se encuentra la Piedra-que-mata(1).Como decidiese ir a verla, el administrador del Señorío me prestó un caballo y un palafrenero. Durante el trayecto aquel hombre de ruda apariencia me rogó que compusiese un poema. Me sorprendió tanta finura y escribí lo siguiente:

A caballo en el campo,
y de pronto, detente:
¡el ruiseñor!

Detrás de la montaña, junto al manantial de aguas termales, se halla la Piedra-que-mata. El veneno que destila sigue siendo de tal modo activo que no se puede distinguir el color de las arenas en que se asienta, tan espesa es la capa formada por las abejas y mariposas que caen muertas apenas lo rozan.


(1)La piedra venenosa no tiene misterio ni magia. Fue simplemente emponzoñada por los gases letales que emanaban de una solfatara cercana.

Comentarios

  1. Es curioso ¿Existe aún? me dan pena los animalitos que se acercan

    Que tienen los haikus que embelesan? como al señor del caballo, el pequeño ruiseñor le hizo olvidarse de lo demás (creo)
    Felices dias Ángel

    ResponderEliminar
  2. !Precioso!!!, me llevo algo para mi blogs, gracias Angel.

    ResponderEliminar
  3. Arianna:
    Respecto a la piedra he intentado buscarla en la red y no he encontrado nada.
    Sobre los haikus, que decirte.A mí cada día me atraen mas. Tocan el corazón.
    Delia:
    Todo tuyo.
    Un abrazo para las dos.

    ResponderEliminar
  4. Vaya con la piedra que mata...
    El haiku maravilloso de una sensibilidad exquisita.
    Gracias Ángel

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Gracias Xaro La.
    Como le decía a Arianna cada día estoy mas atraído por los haikus (incluidos los tuyos).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Oh esa definición no sé como cogerla, no sé si es bueno o malo jaja...mis haikus son poco convencionales, los vivo y los transmito.
    Tu deberías de probar tienes gran sesibilidad y seguros crearías haikus bellísimos.

    Un abrazo Ángel

    ResponderEliminar
  7. ¡En el buen sentido, por supuesto!
    Sentir y transmitir, eso es lo fundamental.
    Reflexionaré sobre lo que me dices y quizás me anime. (Y yo que pensaba que tenía la misma sensibilidad que un saco de patatas...)
    Un abrazo, Xaro La.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Barrer las impurezas.